Gastos Médicos Mayores

Tendencias en salud y gastos médicos en México

Entrevistamos al doctor Alejandro Sancen, director general de MASZ Administración de Salud, para que nos hablara de las novedades e ideas que orientarán el futuro del ramo de salud y gastos médicos en México.

Háblanos de los factores que caracterizan la transición epidemiológica que atravesamos.

Ya estábamos padeciendo enfermedades emocionales y metabólicas antes de la covid. A aquellos males se sumó una carga viral desconocida. La situación actual se debe a que hemos afectado el ambiente y los ecosistemas y a que existe una gran movilidad, por lo que la transmisión es mayor. Por el momento enfrentamos el coronavirus, pero en el futuro nos esperan muchos otros organismos.

¿Qué suplementos debemos tomar ahora que atravesamos una transición epidemiológica?

La mayor parte de las personas que fueron afectadas por la covid estaban deprimidas o desnutridas. Por tanto, tenemos que cuidar tanto la salud emocional como la alimentación.

Los desequilibrios emocionales suprimen el sistema inmunológico, lo que nos vuelve vulnerables y nos convierte en caldo de cultivo para los virus. Yo opté por refugiarme en la espiritualidad para mantener un sistema emocional óptimo, pero hay muchas otras formas de lograrlo, como el yoga, la lectura, el esparcimiento y las actividades físicas, entre otras opciones.

Además, es importante mantener un régimen alimenticio sano que incluya vitaminas A, C, D y E y nutrientes como los ácidos grasos omega‑3, ya que la alimentación actual suele ser muy rica en cantidad, pero muy pobre en calidad, lo cual genera el síndrome metabólico (hipertensión, obesidad y diabetes).

¿Consideras que continuará la tendencia de la telemedicina? ¿Ha sido eficiente? ¿Los pacientes confiaron o se vieron obligados a confiar?

En México, la telemedicina se ha abordado desde hace más de 15 años, pero su uso masivo era inviable por cuestiones culturales y tecnológicas. Primero se enfocaba en la educación médica continua, logrando muy buenos resultados, y luego se intentó implementar en la salud pública, pero la falta de infraestructura no lo permitió, pues era muy costosa. Durante muchos años no se habló del tema; sin embargo, las tecnologías fueron evolucionando y la iniciativa de brindar videoconsultas revivió y se fortaleció.

Aunque la telemedicina jamás va a sustituir la consulta médica presencial, es evidente que la tecnología aplicada a la salud salva vidas y disminuye tiempos, distancias y costos. Nosotros, desde hace cinco años, trabajamos en implementar el concepto de la atención médica primaria a través de videoconsulta desde una aplicación móvil. Las cámaras de los celulares actuales permiten que los doctores vean con claridad los detalles, como si estuvieran contigo, y te den un diagnóstico, una prescripción médica y una receta digital. De esta forma se evitan los remedios caseros y la automedicación.

Nos costó mucho trabajo sacar adelante una solución de telemedicina, porque los médicos no se prestaban a contribuir, los pacientes se sentían incómodos y las empresas desconfiaban de los procesos de atención. Sin embargo, al llegar la pandemia y la necesidad de quedarse en casa e implementar el home office, fue evidente la importancia de la videoconsulta. Así que el empujón que hacía falta nos lo dio la covid.

El coronavirus vino a cambiar la vida en todos los sentidos, incluyendo hábitos y formas de proteger la salud. Así que la telemedicina llegó para quedarse. Al principio los pacientes tuvieron que confiar en ella, pues se vieron obligados por la necesidad, pero comenzaron a tener la experiencia como usuarios y ver sus bondades. Nosotros hemos experimentado la transformación de forma vertiginosa, pues se ha dado una contratación exponencial después de que nadie creía en nuestro proyecto. De los servicios y programas que ofrecemos en materia de salud, la telemedicina es el más demandado en la actualidad.

¿Consideras que a lo largo de la pandemia se puso al paciente en el centro?

Sí, me parece que México actuó de forma responsable a nivel público y privado. Creo que instituciones, empresas y población en general hemos puesto de nuestra parte. Los esfuerzos y las medidas se han centrado en cuidar a las personas y, por supuesto, a los pacientes.

En cuanto a gastos médicos, ¿qué se requiere para tener un mayor número de asegurados?

Debido a la nueva normalidad, el sector debe replantearse cómo afrontar los nuevos estilos de vida, es decir, rediseñar la oferta. Las primas de antes ya no tienen nada que ver con las de hoy. Tenemos muchas aseguradoras, pero pocas opciones de productos, lo cual nos limita.

¿Qué características deberían tener los nuevos seguros?

Las primas deben estar al alcance del bolsillo mexicano. De nada sirve crear productos diferentes si no son asequibles. El concepto de seguros indemnizatorios podría ayudar a lograr esto, ya que sus sumas aseguradas tienen un costo fijo y brindan una indemnización por diagnóstico o evento quirúrgico.

¿Esto significa que los seguros indemnizatorios actuales no son suficientes o están limitados?

Necesitamos más. Además de que todavía son pocos, están muy estandarizados y no suelen contemplar los males recientes. Por si esto fuera poco, el grueso de la población mexicana no los conoce y, aunque los conociera, no tendría acceso a ellos, ya que están orientados al mercado por volumen.

¿Crecerá el concepto de medicina predictiva?

Sí, ya que ayuda a implementar acciones preventivas y anticipar daños a la salud. Esto es una cuestión cultural que había costado trabajo entender y poner en práctica. Sin embargo, a partir de la pandemia nos preocupamos por medir los indicadores básicos. Antes nadie ponía atención en ello. Por ejemplo, hablar de niveles de oxigenación parecía un tema sacado de la ciencia ficción. Así que ahora estamos más al pendiente de la salud propia y ajena. Al hacerlo estamos implementando la medicina predictiva.

¿El cannabis es una alternativa para la salud en México? ¿Estás participando en algún proyecto relacionado con ello?

Sí, desde el principio varios sectores fueron invitados a participar en distintos comités. A mí me ha tocado intervenir en los correspondientes al uso medicinal, que es la parte ya legalizada en nuestro país. Debemos perderle el miedo y romper tanto paradigmas como estigmas. Tenemos que dejar atrás los estereotipos. El uso medicinal del cannabis forma parte de la agenda mundial para 2030. Por ahora trabajamos en grupos de capacitación para médicos. Buscamos que la prescripción sea responsable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s