Ajustes, Daños e Indemnizaciones

Límite máximo de responsabilidad por embarque en seguros de transporte de mercancías

Eduardo Flores / Gestor certificado de riesgos y agente de seguros cédula C II / Certified Risk Manager, National Alliance USA

Dentro de los seguros de transporte de carga o mercancías hay un concepto fundamental que debemos revisar a profundidad para evitar problemas cuando se presente un siniestro, pues puede impactar con mucha fuerza las finanzas o las relaciones comerciales del asegurado. Me refiero al límite máximo de responsabilidad por embarque, es decir, al monto máximo que la aseguradora pagará si un siniestro ocasiona la pérdida total de la carga. El diablo está en los detalles. En muchos casos, el problema se enfrenta durante la reclamación, ya que el concepto de embarque puede ser entendido de manera distinta por el analista de la aseguradora, el usuario, el ajustador y el agente.

¿Cuál es la definición correcta de embarque? ¿Se trata del monto de la mercancía que está amparada en una carta porte, una guía de carga marítima (BL) o una guía de embarque aéreo (AWB)? ¿Equivale al monto mencionado en la factura? ¿Qué pasa si la mercancía de una sola factura se despacha en dos o más camiones, o en cuatro contenedores? ¿Qué sucede si un solo medio de transporte lleva cinco guías del mismo cliente? ¿Cómo afecta esto al pago de la reclamación?

El agente debe tener muy presentes cada una de estas preguntas y otras similares cuando el cliente solicita una póliza de transporte de mercancías, para revisar con él los supuestos e identificar las posibles acumulaciones. Hay pólizas que solo cubren el valor de un contenedor como límite máximo por embarque, aunque en el barco vayan hasta 50 contenedores del mismo asegurado. Si ni el cliente ni el agente conocen los riesgos del mar, no se cambiará aquello que debería corregirse. Se debe recordar, por ejemplo, que la nave podría hundirse o presentar una declaración de avería gruesa, para dimensionar cuál sería el impacto de estas situaciones en el asegurado.

Siempre recomiendo involucrar al personal de logística o compras en el análisis de los riesgos y en el diseño de la póliza de transporte de carga anual, pues es necesario realizar un recorrido imaginario de la ruta completa de las mercancías y anotar el monto de la acumulación posible en cada caso.

Como para el traslado terrestre de los bienes se suele usar el camión y como en México el cliente tiene la posibilidad de contratar un tractocamión enganchado con dos cajas o contenedores, que puede moverse solo o en convoy, se debe considerar cómo cambia el límite máximo de embarque según el movimiento logístico. Recuerdo que, en una reclamación de un asalto a un convoy de cinco camiones, ocurrido hace varios años en la CDMX, la pregunta esencial era si el robo debía considerarse como un solo evento o varios. En este caso, la aseguradora aceptó considerar cada camión como un embarque, pero al mismo tiempo decidió aplicar un deducible por cada uno.

Si un barco traslada 100 contenedores del mismo cliente y se elige el ferrocarril para transportarlos una vez que la nave llegue al puerto, se deberá definir cuántos contenedores se moverán en un solo tren. Si este medio transporta todos hasta el destino, el cúmulo será el valor de los 100 contenedores.

Si la mercancía debe permanecer en algún recinto fiscal o almacén intermedio, se tendrá que calcular tanto el tiempo de la estadía como la posible acumulación, para identificar cuáles son los posibles riesgos. Por ejemplo, en 2015, el huracán Patricia impactó el puerto de Manzanillo y afectó la carga que estaba en los patios de la terminal, ya que estos se inundaron y los contenedores resultaron afectados. Aun en los paraderos de las carreteras es posible la acumulación involuntaria de dos camiones.

Es conveniente identificar los posibles riesgos que enfrentará la carga en cada etapa del viaje, incluyendo los relacionados con el robo y las zonas de alto riesgo en algunas rutas de México. Además, desde el punto de vista de la prevención, sería ideal separar las cargas de alto valor, para no superar el límite máximo por embarque, y asentar esto de manera clara en la póliza. Después de revisar todo el recorrido de las mercancías, debemos especificar de manera precisa el límite máximo de responsabilidad de la aseguradora en cada etapa del viaje y en cada tipo de transporte. Esto es muy importante porque algunas compañías de seguros consideran que el límite máximo por embarque es la responsabilidad máxima que asumen por un solo embarque y una sola vez, en un solo medio de transporte y en un solo lugar.

Si el agente atiende las sugerencias expresadas en este artículo, conseguirá proveer de una protección adecuada a los interesados, llevar a buen término las reclamaciones procedentes de sus clientes y cumplir de esta forma el objetivo del seguro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s