Gastos Médicos Mayores

Más vale prevenir que rechazar. La historia clínica en el informe médico (parte I)

Dr. Enrique W. Alarcón Mtz. / Director médico en Nocrala Selarom / Dictamed / enrique.alarcon@nocralaselarom.com / Twitter: @EnriqueWAlarcon1

La historia clínica es un pilar del quehacer médico, pues es fundamental para establecer un diagnóstico, y consiste en un registro histórico de la salud y las enfermedades de un paciente. ¿Te has detenido a pensar en todo lo que involucra este documento y en la importancia de sus datos para el sector asegurador?

La historia clínica contiene apartados muy importantes, en los que se consignan, por ejemplo, los antecedentes personales patológicos, el padecimiento presente, el tratamiento actual y la información obtenida durante la exploración física. También cuenta con secciones que en apariencia son menos relevantes, como la ficha de identificación, los antecedentes personales no patológicos, los tratamientos anteriores y las cirugías previas. En realidad, todo el documento es muy valioso para el médico, ya que le da las pautas para actuar y combatir la enfermedad del paciente.

Las aseguradoras comprenden la trascendencia de este registro y por ello le destinan un espacio en el informe médico, su documento más importante cuando se trata de productos de gastos médicos. Aunque la forma de presentar la historia clínica a la aseguradora varía de acuerdo con el formato que esta utiliza, casi todas las compañías coinciden en solicitar los antecedentes personales patológicos y no patológicos, los antecedentes ginecoobstétricos, los antecedentes perinatales, el nombre del padecimiento actual, el diagnóstico definitivo, las fechas de los dos conceptos anteriores, la información obtenida durante la exploración física y los detalles del tratamiento.

La experiencia enseña a los agentes la importancia de llenar con la información correcta la sección que el informe médico dedica a la historia clínica. Tan crucial es este proceso que, por ejemplo, el más ligero error en las fechas de inicio del padecimiento actual y de diagnóstico puede significar un rechazo y, en consecuencia, la pérdida de un cliente.

El apartado de la historia clínica se debe llenar con un lenguaje completamente técnico. Solo los médicos están autorizados para registrar la información en él. Esto parece obvio, pero te sorprenderías al escuchar las historias de terror sobre agentes que llenaron los informes para tratar de conseguir la aceptación de un siniestro.

La condición de utilizar terminología médica lleva a muchos agentes a contratar doctores o buscar ayuda de amigos, vecinos o familiares con conocimientos de medicina, para que les “traduzcan” la información de la historia clínica, ya que de esa forma pretenden darse una idea sobre si procederá o no una reclamación. Sin embargo, generalmente estas personas no tienen experiencia en dictamen, por lo que su apoyo no resulta muy útil.

En conclusión, no debe tratarse a la ligera la información vertida en la sección destinada a la historia clínica, dentro del formato que la aseguradora ocupa para el informe médico. En la próxima ocasión abordaremos de manera más detallada cada uno de los conceptos que enumeramos antes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s