Sector Asegurador, Seguros

Algunas implicaciones del COVID-19

Act. Crisóforo Suárez / Presidente AMA / crisoforoz@gmail.com

En estos días de contingencia sanitaria causada por el COVID-19, ante la avalancha de información que abruma y nubla nuestro entendimiento, frecuentemente cometemos errores de interpretación, que condicionan nuestras decisiones.

La ciencia ha documentado el comportamiento de pandemias como esta y la evolución estadística de la experiencia china lo ha confirmado: los contagios crecen de manera exponencial hasta alcanzar un pico y luego empiezan a disminuir. Las curvas de crecimiento son similares en todos los países, pues, aunque en algunos la velocidad sea mayor o menor, muestran ese pico y su declive siguiente; sin embargo, los comportamientos individuales y las decisiones colectivas tomadas con anticipación influyen en los grandes números que se reflejan en el comportamiento estadístico.

La popular pregunta “¿qué es primero, el huevo o la gallina?” es aplicable a esta situación. ¿Debemos aceptar que el comportamiento de la pandemia es inalterable y condicionar a él las estrategias para enfrentarla, o debemos darnos cuenta de que nuestras decisiones afectan ese comportamiento? Es evidente que las resoluciones individuales o colectivas inciden en el curso de la pandemia y lo modifican, así que, si queremos alterarlo, debemos ajustar nuestras medidas y no asumir un comportamiento dado ante el que debemos reaccionar de una forma única. Por tanto, la disyuntiva consiste en reaccionar al comportamiento predeterminado o actuar para influir favorablemente en él.

covid-19La estrategia de México es aplicar la prueba de detección del COVID-19 a quienes manifiestan los síntomas relacionados con él. A diferencia de nuestro país, Corea del Sur, en congruencia con la recomendación de la OMS, aplicó pruebas de manera masiva, no obstante que la tasa de detección resultó baja.

Tal parece que la decisión de México se debe a la disponibilidad de recursos para sostener una batalla sanitaria intensa y prolongada, dada la hipótesis del comportamiento de la pandemia. Esto implica un riesgo grave porque se actúa con base en los casos detectados, mientras que los no identificados –por ejemplo, de portadores asintomáticos– seguirán creciendo e incubando un subsiguiente problema de salud mayor. Así pues, se toman decisiones con base en la parte visible del iceberg, soslayando la relevancia de la parte oculta.

Si, como se nos ha repetido tantas veces, todo está ocurriendo como se previó en el plan de tres fases, debemos aceptar que millones de personas enfermarán, miles necesitarán atención hospitalaria y cientos morirán. Las medidas más estrictas se implementarán conforme al plan, y está claro que la estrategia se enfoca en que la demanda no colapse la disponibilidad de recursos médicos y hospitalarios. Esto parece inaceptable para nuestra idiosincrasia, sobre todo porque cargamos las huellas de 2009 en el subconsciente colectivo, aunque la sociedad debería estar implementando acciones por delante de las decisiones del gobierno.

La medida extrema de imponer una cuarentena a todo el país con el uso de la fuerza pública, para lograr el distanciamiento social total, es una decisión indispensable frente a la falta de colaboración de la sociedad, puesto que esta no es capaz de concientizarse y autoimponerse reglas de convivencia que eviten o minimicen el contagio.

La solución ideal sería el ejercicio masivo de las conocidas prácticas de higiene y la adaptación de la vida personal y laboral a las nuevas circunstancias, de manera que se reduzca el riesgo de contagio y no solo se espere no ser parte del esperado bajísimo porcentaje de la población seriamente afectada, que la estadística muestra.

empresas_cuarentena_gettyFrente a este panorama, aparece el home office como una conveniente estrategia para implementar el distanciamiento social, cuyo reto consiste en disponer los recursos humanos, materiales, informáticos y procedimentales para garantizar que la operación de la compañía sea igualmente eficiente a cuando opera en sus oficinas ordinarias y que no se debilite su gobernabilidad corporativa. Así que resulta crítica la infraestructura de comunicación y supervisión remota, pues la población recluida en casa usará, de forma masiva, las plataformas digitales para entretenimiento y trabajo, lo que evidentemente pondrá a prueba el desempeño de la red global de Internet, la cual tiene un alto riesgo de colapso.

Los impactos económicos previstos contemplan quiebra masiva de empresas por la baja del valor de las acciones en los mercados financieros, la disminución de la demanda de los productos o el trastorno de la cadena productiva, así que es inevitable el apoyo de los gobiernos para implementar acciones que alivien los problemas financieros y operativos de las empresas.

En el caso de México, el panorama es aún más difícil, puesto que el programa gubernamental basado en la “austeridad republicana” redujo recursos en áreas que se supusieron no prioritarias y la pandemia ha demostrado que lo son. Además, ante la incertidumbre global, los capitales se refugian en las monedas más sólidas, lo que deja a la deriva el peso mexicano. Sumado a esto, la baja pronunciada de la mezcla mexicana de petróleo augura la quiebra de Pemex, a cuyo impulso se habían comprometido cuantiosos recursos. Estas circunstancias y otras más someterán las finanzas públicas a grandes presiones, como soportar un incremento en el gasto social para salvaguardar a los sectores de población más desfavorecidos, pues muchos de ellos solo ganan lo que consumen día con día y el paro de la actividad económica pone en riesgo su subsistencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s