Sector Asegurador, Seguros

Podrían perder aseguradoras y reaseguradoras entre 40 y 80 mil millones de dólares por Covid-19

Laura Edith Islas Yáñez / Directora general, Revista Siniestro

Aunque es muy temprano para hablar de las pérdidas que habrá de generar el Covid-19 para el sector asegurador y reasegurador en el mundo, Horts Agata, director general de Gen Re, estima que estas serán de entre 40 y 80 mil millones de dólares. De cumplirse esta apreciación, estaríamos frente a una megacatástrofe; sin embargo, tardará mucho tiempo en definirse el escenario real.

Además, desde su punto de vista, el reaseguro se va a endurecer; las ganancias ya no vendrán de los productos financieros, ya que las tasas subirán, sino de la suscripción, y el capital ya no será tan abundante.

Estas fueron algunas de las declaraciones que Horst hizo, desde Holanda, a través de una entrevista telefónica para Revista Siniestro, luego de concluir su participación en el webinar del 20 de abril, “Impacto y retos del sector asegurador después del Covid-19”, que organizó la Confederación Panamericana de Productores de Seguros (Copaprose). En esta sesión también participaron cuatro panelistas, Francisco Machado de Venezuela, Marvin Umaña de Costa Rica, Guilio Valz-Gen de Perú y Jorge Suxo de Bolivia. Estas cinco figuras lograron conectar a casi mil personas de 20 países que forman parte de la Copaprose.

Durante la presentación, el director general de Gen Re señaló que la situación actual representa, más que una crisis financiera, una de personas, salud y bienestar. También advirtió que para aplanar la curva de contagios se requieren medidas que reduzcan los contactos interpersonales, lo que genera inevitablemente la contracción económica, la paralización de actividades productivas y la destrucción de la demanda agregada y sectorial. De acuerdo con él, la economía se aplana porque se produce una crisis de liquidez, no de solvencia.

MFHorst indicó que la economía de la región de América Latina y el Caribe será fuertemente impactada por siete aspectos: la disminución de la actividad económica de los principales socios comerciales; la caída de los precios de los productos primarios; la interrupción de las cadenas de valor mundiales; la menor demanda de servicios turísticos; la reducción de reservas; la intensificación de la aversión al riesgo, y el empeoramiento de las condiciones financieras mundiales.

En el sector asegurador, Horst enunció los efectos del Covid-19: “Aunque hay cambios en las tasas de mortalidad, el brote no afectará significativamente la siniestralidad de las aseguradoras de Vida y Salud en Latinoamérica. Se prevé menos accidentes automovilísticos, pero más saqueos, motines, disturbios, robo de automóviles, volatilidad en el tipo de cambio y aumento en los costos de los repuestos para el sector automotriz”.

Él afirmó: “La mayoría de las aseguradoras de la región tienen fuertes niveles de capitalización y pueden absorber cualquier incremento en los siniestros derivados del Covid-19. La disponibilidad, la calidad crediticia y la liquidez de los instrumentos para igualar los pasivos podrían verse limitados especialmente si hay más acciones negativas sobre las calificaciones soberanas, como el caso de Pemex, que se acercan al grado especulativo”.

Horst explicó que el Covid-19, combinado con un dinamismo más lento de la economía, particularmente en los sectores de la construcción, el comercio al por mayor y el gasto gubernamental, tendrá un impacto en las metas de crecimiento de las aseguradoras. Luego, enfatizó que el sector asegurador requiere de flexibilidad por parte de los reguladores, así como de normas transitorias que lo ayuden a atravesar adecuadamente la crisis. Para él, este es el momento para que las compañías y los intermediarios se dediquen a la innovación, por ejemplo, en canales de distribución, herramientas de suscripción sofisticadas y reducción de gastos.

En la entrevista que tuvimos con él, expresó: “Me sorprendí mucho al ver que quienes se conectaron desde diversos países son gente muy preparada. Esto significa que el corredor de hoy está muy consciente de los retos del futuro y de que el cliente del mañana es mucho más exigente e informado. Las aseguradoras tienen que tomar en cuenta el enorme interés de los corredores en conocer información válida y sólida. También me doy cuenta de que el sector asegurador cuenta con recursos muy importantes”.

Respecto al mercado mexicano, apuntó: “Está muy preparado, pues no es la primera vez que nos enfrentamos a grandes retos y hemos experimentado catástrofes. Considero que además es un mercado sólido, ya que tenemos mucho capital disponible. Todas las aseguradoras mexicanas trabajan con grandes reaseguradores. México fue el primer país que lanzó la cobertura por Covid-19, lo cual refleja una interesante actitud. Es mejor que las personas vayan al hospital a atenderse, y no dejen a la suerte su salud por miedo a no poder costear el hospital. Debemos guardar la calma y analizar los casos. México está reaccionando y trabajando desde casa, y esto está funcionando”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s