Sector Asegurador, Testimonios

Los seguros no se venden, se compran.

Abraham Moreno Parra, director de Visión 360 Patrimonial, nos contó un siniestro que, a lo largo de sus 13 años de experiencia en el sector y 5 de contar con su promotoría, no ha tenido igual. A través de él obtuvo un gran aprendizaje y descubrió un área de oportunidad para las compañías de seguros que capacitan a sus intermediarios.

Abraham nos platica que, en enero, una de sus agentes recibió la llamada de la esposa de su cliente, al que llamaremos Manuel. La primera frase que escuchó al contestar fue “mataron a mi marido”. La intermediaria inmediatamente buscó el apoyo de la promotoría para saber qué debía hacer en esta situación y cómo proceder con la entrega de papeles a la compañía, ya que la póliza tenía 16 meses de haber sido emitida, por lo que se encontraba dentro del periodo de disputabilidad.

Manuel tenía una empresa de transporte. El día del siniestro acompañaba a uno de sus choferes en un viaje a Celaya. Ellos vivían en Guadalajara. En el camino se encontraron con un retén aparentemente falso. Kilómetros más adelante, en una gasolinera, Manuel fue asesinado a sangre fría y varios balazos, y el chofer fue secuestrado. Este último se encuentra desaparecido desde entonces, puesto que nunca se pidió algún rescate por él.

La reclamación inició de forma normal, pero el desarrollo fue muy difícil por cómo sucedieron los hechos y cómo se prolongó el proceso debido a la documentación solicitada y un efecto de la pandemia.

Después de levantar el siniestro y entregar los papeles comunes, la compañía pidió más información: un historial médico emitido por una institución de gobierno, que declarara las enfermedades que había padecido Manuel a lo largo de su vida, para comprobar que no se había omitido nada en la solicitud; el certificado de defunción, y el expediente del Ministerio Público.

El siniestro había acontecido en enero de este año, pero se atravesó la cuarentena cuando la aseguradora requirió la documentación extra, por lo que el papeleo se retrasó todavía más. Todos los días, durante varios meses, la agente estuvo al pie del cañón para que el MP entregara los papeles que se necesitaban.

Cuando Abraham accedió a concedernos esta entrevista para contarnos cómo iba el asunto, ya habían entregado los papeles y solo esperaban la respuesta de la aseguradora. Por casualidad, durante la mañana del día que hicimos la entrevista, Abraham y su agente finalmente recibieron la buena noticia de que la compañía había aprobado el pago. Una suma asegurada de cuatro millones de pesos será entregada a una familia que, debido a la delincuencia de nuestro país, se quedó sin su mayor soporte financiero y emocional.

Abraham señala que es importante que las promotorías y las aseguradoras sumen a su lista de capacitaciones básicas una sobre el manejo de emociones, porque tanto agentes como promotores deben ser fuertes y actuar con profesionalismo, incluso cuando en muchos casos sus clientes son familiares, amigos o gente cercana.

Por último, Abraham afirmó que este siniestro tuvo un impacto muy fuerte en él por el tiempo que tardaron en cerrarlo, pero que es a través de este proceso donde más se aprende y más dudas se resuelven. También aseguró: “La labor del intermediario es enseñar a la gente para qué sirven los productos y explicarle un poco de educación financiera, porque los seguros no se venden, se compran”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s