Ajustes, Daños e Indemnizaciones, Autos

Tormenta causa pérdida total en cuestión de minutos

Ricardo González, gerente de Valuación Nacional de ANA Compañía de Seguros, nos compartió el caso de un Kia Forte 2018 que fue declarado como pérdida total debido a una inundación súbita y breve.

¿Qué ocurrió?

El pasado 4 de mayo se presentó un siniestro que me llamó mucho la atención. El cliente había salido de un evento a las 3 de la tarde y circulaba por una calle de la colonia San Rafael, en Zapopan, Jalisco, para llegar a su hogar. Al principio llovía de manera normal, pero de repente el agua cubrió su vehículo y comenzó a moverlo. Aunque intentó avanzar, el carro se apagó cinco metros después. Por fortuna para el asegurado, había barreras en ambos lados, pues estas corrientes son como las de un río y arrastran todo a su paso.

Como el automóvil quedó estrellado y el agua ya llegaba a la altura del tablero, el cliente tuvo que romper el cristal para salir. A tres metros se acababa ese encharcamiento. Se agarró de un tubo para alcanzar la zona segura, pero ya no pudo hacer nada por el vehículo. En cuanto fue posible, reportó el percance.

La lluvia había sido muy abundante y rápida. Cuando llegamos, la unidad estaba inundada, pero al poco rato bajó el nivel del agua, que al principio llegaba a la altura del cofre. Una vez que pasó esto, enganchamos el auto para remolcarlo.

Tuvimos que validar si el lugar por donde transitaba el cliente realmente era una vialidad, ya que parece un paso improvisado que formaba parte de un terreno. Necesitábamos saber si el asegurado no había agravado el riesgo. Encontramos que, a pesar de que no parece un camino, efectivamente hay circulación y una flecha.

¿De qué manera procedió la reclamación?

El cliente contó con la protección de su cobertura amplia. Esta abarca desbielamiento por inundación o negligencia. La póliza costó 5,226 pesos. La indemnización estuvo integrada por el valor de la unidad (105 mil 600 pesos) y la cobertura adicional del 10% por pérdida total, que el usuario había contratado. El deducible fue del 5%.

El asegurado quería recuperar su unidad, pero tuvimos que declararla como pérdida total, ya que el costo se elevaba bastante y no había garantía de que quedara bien, por lo que el riesgo era muy alto. Se tomó en cuenta el modelo y el valor del vehículo, los problemas de humedad y el precio de las refacciones mecánicas y electrónicas.

El proceso de reclamación inició el 5 de mayo y finalizó el 11 de junio. La tardanza de casi un mes se debió a que el cliente tenía el debate interno de aceptar o no la pérdida total. Una vez que aceptó y presentó la documentación, nosotros tardamos solo cuatro o cinco días para realizar el pago. A pesar de que él tenía una intención inicial diferente, quedó satisfecho con las coberturas y la oportuna respuesta de la aseguradora.

¿Qué documentos debe presentar el cliente cuando se declara la pérdida total del vehículo?

Nosotros pedimos la factura de origen, la factura original, las tenencias o los refrendos de los últimos cinco años, la baja de placas, el endoso de la factura, el formato 492 llenado (identificación de cliente), un comprobante de domicilio, la identificación oficial y un estado de cuenta bancaria.

¿Hubo interacción con el agente de seguros?

En todo momento estuvo involucrado, desde que se presentó el siniestro hasta que se concluyó la reclamación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s