Cuidando Tu Salud, Sector Asegurador, Seguros, Testimonios

La reclamación más costosa de un agente en seguro de vida.

Laura Edith Islas Yáñez / Directora general / Revista Siniestro

Salvador Julián Saide, promotor de Monterrey, Nuevo León, nos narró el siniestro de vida que hoy compartimos contigo.

Los medios de comunicación hablaban del fallecimiento de un importante ejecutivo de una empresa y un agente se dio cuenta de que este había adquirido una póliza de vida, 14 años atrás, con Axa Seguros, así que se comunicó con su promotor para informarle que justo ellos tenían asegurado a ese cliente. De inmediato, Salvador se comunicó con la aseguradora para exponer la situación y dar el número de la póliza, por lo que la compañía señaló que en dos o tres días estarían listos para pagar la suma asegurada correspondiente. Después de esto, se dio aviso a los familiares del occiso, pero pasaron los días y nadie entregaba los documentos para solicitar el pago.

Un jueves por la mañana, según recuerda Salvador, un funcionario de la aseguradora lo llamó para decirle que tenía enfrente a los abogados y apoderados de la empresa, quienes habían ido a cobrar la póliza. Al recibir esta noticia, se dirigió a la compañía, donde se encontraban quienes exigían el pago de muy mala manera, y les indicó que ellos no podían cobrar la suma asegurada porque el fallecido había dejado a cinco beneficiarios, así que no se trataba de una póliza de hombre clave, cuyo beneficiario fuera la empresa, sino de una individual. El grupo de abogados y representantes amenazaron con demandar, pero Salvador se mantuvo firme y respondió: “De leyes no sé, pero de seguros sí”.

Después de ese enfrentamiento, llegó muy preocupado a la oficina porque al lunes siguiente vencían los 30 días para hacer válida la indemnización y parecía que los beneficiarios estaban de viaje en Europa, por lo que no podrían entregar los documentos. Por fortuna, comentó el caso con Alejandro Julián, su hijo, quien le dijo que conocía a una persona muy cercana a esa familia.

Ale explicó la situación a su amigo, y gracias a este se pusieron en contacto con los beneficiarios, quienes, entre el jueves y el viernes, reunieron los documentos necesarios. Antes de las 12 horas del lunes, se había cobrado la póliza.

Ese mismo día, los abogados y los representantes de la empresa se presentaron nuevamente en la aseguradora, con la firme convicción de cobrar la suma asegurada. Allí los recibieron y atendieron hasta que ya habían terminado de entregar los cinco cheques a los beneficiarios. Una vez que les informaron que la suma asegurada ya había sido cobrada, volvieron a insistir en que los iban a demandar por incumplimiento; Salvador insistió en que no se trataba de un seguro de hombre clave.

La suma asegurada era de 11,250 millones de dólares, cantidad que fue repartida entre los cinco beneficiarios. Salvador se siente muy orgulloso de haber participado en esta reclamación que posiblemente sea la más costosa que se ha pagado en seguro de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s